(506) 2253 6085 •

Inversión desde 6 meses a 5 años ¡inversión inmobiliaria con recompra a corto plazo!

Por medio de MACAB Corto Plazo usted puede realizar operaciones bursátiles de venta con pacto de recompra de bienes inmuebles, y así lograr una utilidad fija pactada a un corto o mediano plazo determinado. Asegúrese una atractiva utilidad con respaldo en bienes inmuebles.

Permitanos enviarle información por correo electrónico o coordinar para que uno de nuestros asesores(as) le explique los beneficios de estas inversiones





MACAB Corto Plazo es la mejor forma de invertir su dinero o sus ahorros a plazo fijo! ¡opciones de inversión inmobiliaria con recompra a corto plazo!

Las operaciones de inversión realizadas mediante MACAB Corto Plazo no son certificados de inversión o certificados de ahorro a plazo fijo como los emitidos por un banco. Este tipo de certificados son normalmente transados en bolsas de valores, bancos u otros mercados de valores.
Como una alternativa a los certificados de depósito, las inversiones en MACAB representan una forma de inversión de rendimiento atractivo que además cuenta con una garantía real. Es decir, cada inversión a plazo tiene el respaldo de un bien inmueble que le da mayor seguridad a su dinero.
Los fondos de inversión, como los fondos inmobiliarios, son otro tipo de instrumento financiero que le permite lograr ahorros a largo plazo. Estos también se negocian en bolsas de valores.
En estos fondos, normalmente se requiere vender las participaciones para poder recuperar su dinero.
MACAB Corto Plazo logra el mismo objetivo de un certificado de depósito bancario, mediante la venta con pacto de recompra de bienes inmuebles, estableciendo las utilidades o intereses a plazo de las inversiones desde un inicio.
Transcomer Puesto de Bolsa opera en Bolcomer que es una bolsa de comercio. Es implica que las inversiones en MACAB no son consideradas títulos valores sino más bien inversiones inmobiliarias. Sin embargo, logran los mismos resultados que otras formas de ahorro a plazo fijo como los certificados de inversión, con la ventaja adicional de que las utilidades o los rendimientos así como el capital principal están respaldados con garantías reales.